Go to content
Vistas desde el mirador de Stegastein al Aurlandsfjord cubierto de niebla y rodeado de montañas de colores otoñales.
Dos ciclistas en un terreno de montaña junto a una laguna un agradable día de verano.
Un bosque de colores otoñales y un letrero de madera con las indicaciones de Vatnahalsen y Flåm.
El Future of The Fjords navegando por el fiordo un día nublado de otoño.
Tres vikingos frente a la aldea vikinga de Gudvangen en otoño con una ligera capa de nieve en el suelo.
Unos zapatos de Aurland en azul, beige y verde sobre los estantes.

12 motivos para visitar Flåm y Myrkdalen en otoño

El otoño es una época fantástica tanto en el fiordo como en las montañas. El paisaje se tiñe de tonos rojos, anaranjados y amarillos; la niebla y las nubes crean una atmósfera mágica, y todo está ligeramente más tranquilo que en verano. Le presentamos 12 buenos motivos por los que debería visitar Myrkdalen y Flåm en otoño. Encontrará algo que se adapte a sus intereses tanto si viaja en familia como si le interesan las actividades culturales o al aire libre.

Un letrero de madera con las indicaciones de Rallarvegen entre colores otoñales.

1. Haga una ruta en bicicleta por Rallarvegen, la carretera de los peones camineros

El otoño es la temporada principal para el popular recorrido en bicicleta por la carretera de los peones camineros, Rallarvegen, desde la montaña hasta el fiordo. A mediados de agosto, la mayor parte de la nieve de la antigua carretera de trabajo se ha derretido y la temperatura es ideal para hacer actividades al aire libre. Bájese del tren en Finse y pase el día practicando ciclismo hasta Flåm. Con el paso del otoño, los colores del paisaje van cambiando, así que le recomendamos que vaya con tiempo para hacer fotos. No se olvide de llevar capas adicionales de ropa, y no descarte la idea de llevar guantes y un gorro. El tiempo puede cambiar rápidamente en las montañas, y la temperatura cambia cuanto más cerca esté del fiordo. Una vez en Flåm, recupere las fuerzas con un plato de jamón curado y una cerveza local en el Hotel Fretheim.

Un conductor revisando los billetes a bordo del tren de Flåm

2. Del fiordo a la montaña en el tren de Flåm

El icónico trayecto en tren entre Flåm y Myrdal es una buena razón para visitar Flåm sea cual sea la temporada. El otoño no es una excepción. Durante el viaje en tren de 20 km se pueden apreciar los cambios del paisaje. El valle de Flåm, con sus montañas escarpadas y altas y con sus cascadas, es aún más espectacular con la niebla que se posa sobre el brillante río azul y con los coloridos árboles que rodean las pequeñas granjas.

Un catamarán eléctrico navegando por el Nærøyfjord visto desde atrás. Las montañas parcialmente cubiertas de nubes.

3. El Nærøyfjord con colores otoñales

Un viaje en barco por el Nærøyfjord, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es casi obligatorio cuando se encuentre en la zona. En el transcurso de las dos horas que dura el viaje entre Flåm y Gudvangen, podrá ver aldeas sin carreteras, el encantador pueblo de Undredal, espectaculares montañas como Bakkanosi y Beitlanipa, y preciosas cascadas como Sagfossen. Al navegar más allá de la granja de Stigen, colgando en un acantilado sobre el Aurlandsfjord, es imposible no quedar impresionado al imaginar a los que se asentaron en este paisaje natural.

A bordo de la nueva y silenciosa embarcación completamente eléctrica Legacy of The Fjords todo está dispuesto para que se centre en las maravillosas vistas. No se preocupe por el mal tiempo de otoño. Los grandes ventanales le dan excelentes vistas incluso desde las salas interiores, y los diferentes estratos de nubes a los lados de las montañas crean un ambiente especial.

Dos parejas sentadas en una mesa del Restaurante Arven mientras un camarero les sirve vino tinto

4. Los sabores del otoño

Cordero y caza, berza y tubérculos, frutas y bayas. El otoño también es la época ideal para disfrutar de los sabrosos y limpios sabores de la montaña. Reunirse alrededor de una mesa con una buena comida sienta aún mejor cuando hace mal tiempo. En el Restaurante Arven, déjese impresionar por los creativos platos del chef Bjarte y de su equipo, elaborados con ingredientes locales. Se basan en recetas tradicionales y le dan un toque moderno y exquisito a todo, desde los entrantes hasta los postres.

Una mujer y dos niños mirando hacia el Aurlandsfjord y Flåm desde el sendero hasta la Montaña Prest

5. Sienta el aire fresco en una caminata

El otoño no solo es un momento ideal para hacer rutas en bicicleta por la carretera de los peones camineros. Hacer senderismo por las montañas también es un excelente plan. Los alrededores de Myrkdalen y Flåm son fantásticos para disfrutar de grandes aventuras de senderismo. Camine por el valle de Aurlandsdalen desde Østerbø hasta Vassbygdi, haga rutas hasta las cumbres con vistas al fiordo o bien haga una caminata en familia por un terreno ondulante y sencillo en la meseta de la montaña Vikafjell. En esta época del año, la temperatura es perfecta para hacer actividades al aire libre, y en los senderos no hay nieve. Independientemente del tipo de ruta que elija, sin duda, atesorará recuerdos para toda la vida.

Dos personas bajando en la tirolina de Flåm con la curva cerrada de Rallarvegen detrás.

6. La tirolina de Flåm

La tirolina más larga de Escandinavia es una experiencia que no puede perderse. Con una longitud de 1381 metros, una diferencia de elevación de 305 metros y una velocidad máxima de hasta 100 km/h, sin duda, sentirá un cosquilleo en el estómago. La tirolina parte de Vatnahalsen, a donde solo se puede llegar en el tren de Flåm. Combine la tirolina de Flåm con el popular viaje en tren y con un recorrido en bicicleta por la carretera de los peones camineros de regreso a Flåm. ¡Sin duda, será un día para recordar!

Una cubeta de champán con un enfriador, dos copas y fresas junto a la cama de una habitación histórica del Hotel Fretheim

7. Romanticismo en un entorno histórico

Imagínese alojarse en una habitación en la que el champán está listo en una mesa con vistas al fiordo y a las montañas. El albornoz está preparado por si desea meterse en el jacuzzi para recuperar fuerzas después de su viaje. Para cenar, disfrutará de un menú de 5 platos con recomendaciones de vino.
Si se da un capricho para usted y su pareja con un paquete romántico en el Hotel Fretheim, esto es lo que les espera. La suite de la torre del ala histórica del hotel es ideal para una escapada romántica de otoño.

Dos ciclistas de montaña junto a un lago en un agradable día de verano.

8. Felicidad sobre dos ruedas

A los amantes del ciclismo no solo les espera la carretera de los peones camineros. Myrkdalen es la meca de ciclistas de todas las edades. La gran pumptrack de 850 m² y las pistas de tierra que hay junto al Hotel Myrkdalen pueden ser un gran entretenimiento para niños de todas las edades durante horas. 

Alquile una bicicleta de montaña para explorar fácilmente las acogedoras granjas de la montaña por su cuenta o vaya hasta la meseta de la montaña Vikafjell. Le recomendamos que combine ciclismo y senderismo. También hay bicicletas eléctricas para aquellos que requieran un poco de ayuda para subir las colinas. 

Una adolescente sosteniendo dos peces junto a un lago de montaña con zonas nevadas al fondo.

9. Pruebe suerte pescando

Notar que un pez ha mordido el anzuelo el anzuelo es una sensación fantástica sea cual sea su edad. ¿Conseguirá llevarse una cena fresca a casa? La pesca es una actividad familiar y se puede disfrutar con todo tipo de clima. En Myrkdalen y sus alrededores, hay más de 500 lagos y ríos donde puede probar suerte pescando. Adquiera un permiso de pesca en la recepción del hotel y suba a la Montaña Vikafjell. Aquí podrá combinar una ruta de senderismo y una excursión para pescar en el valle de Sendedalen. Por su terreno suave y por los cinco lagos que hay repartidos a lo largo de 5 kilómetros, Sendedalen es uno de los lugares favoritos tanto para adultos como para familias.  

Dos vikingos y una vikinga de pie frente al pueblo vikingo de Gudvangen ataviados con espada y escudos.

10. Visite a los vikingos de Gudvangen

¿Quién no ha querido en algún momento viajar en el tiempo para ver cómo vivían los vikingos? Pues ahora puede hacerlo en Gudvangen. En el Valle Vikingo de Njardarheimr puede recorrer las calles, detenerse y hablar con los vikingos que viven y trabajan allí, conocer las antiguas labores de artesanía y echar un vistazo a las casas para ver cómo vivían. Asegúrese de pasar por la casa del jefe; quizás pueda conocer al líder Georg. En la entrada se incluye un paseo guiado con uno de los excelentes contadores de historias del pueblo.

El mirador de Stegastein sobre el Aurlandsfjord cubierto de niebla, rodeado de un bosque en tonos de amarillo y verde.

11. Disfrute de los colores otoñales desde Stegastein

La vista desde Stegastein es como una pintura en continuo cambio. Una de las experiencias más espectaculares que podrá vivir aquí es ver la bruma matinal que cubre el fiordo. En los días agradables de otoño puede haber una capa de niebla cubriendo el fiordo por las mañanas. Para poder apreciarlo a vista de águila, después del desayuno, suba hasta el mirador a 30 metros de la montaña y 650 metros por encima del fiordo. Dos veces al día puede hacer una ruta en minibús hasta Stegastein, en lugar de ir conduciendo en su coche por la estrecha y ventosa carretera.

Una zapatera sentada junto a una máquina de coser en la fábrica de zapatos de Aurland

12. Visite el Économusée de la fábrica de Aurland

¿Sabía que los mocasines originales proceden de Aurland, el pueblo vecino de Flåm? La larga tradición de fabricación de calzado en el pueblo comenzó en la década de 1880, y en la de 1930 Nils Tveranger desarrolló el calzado que conocemos como los zapatos Aurland. Los mocasines originales se hicieron muy populares después de la Segunda Guerra Mundial y se exportaron a EE. UU., Reino Unido y Canadá. Hoy en día, la fábrica de zapatos es una de las últimas fábricas que quedan activas en Noruega, y, además de los zapatos, también elaboran bolsos y otros artículos de piel de alta calidad.

Si visita el Économusée, podrá conocer más de cerca la interesante historia y podrá disfrutar de una visita guiada para ver cómo trabajan los expertos zapateros. Si quiere un par de zapatos de Aurland, puede conseguirlos tanto en el museo como en la tienda de Flåm.